Fri. Aug 12th, 2022
ganadoresrelatos_not

La Universidad, a través del Instituto de Educación y la Secretaría de Bienestar y Servicios a la Comunidad, publica los relatos ganadores del Concurso “Microrrelatos en tiempos de aislamiento“.

Orientado a la reflexión sobre aprender y enseñar tiempos de aislamiento social, el concurso recibió más de 200 mircrorrelatos por parte de estudiantes, trabajadores docentes, nodocentes y personas de la comunidad  desde el 1 hasta el 16 de agosto. En los próximos días, los/as cinco ganadores/as recibirán sus respectivos premios en sus domicilios.

Relatos ganadores
 

Relato N° 15- Pablo Ezequiel Aranzubia

“Ahora llego siempre primero, y les recibe un ingrato vidrio roto. La
intimidad está de más, reflejada en los oscuros. No está el calor de al lado
y el horizonte es pixelado. El eco llega tarde y se pierde la frescura.
Aprendo a enseñar que la distancia es neutra. Nuestra, digo”

 

Relato N°42 –Roberto Federico Weigel

“No entiende. Ha leído una y otra vez, pero no entiende. Inmóvil y en
silencio imagina enviar en grandes letras: NO ENTIENDO. Se le acaba el
tiempo y un dios exige tributos tras la pantalla. Entonces con una devoción
vacía responde y responde lo que aún no termina de entender”

 

Relato N° 49 -Noelia Gómez

“Iba a mitad de camino cuando empezó el ruido en los pedales. “Será el
peso del canasto”, pensé. Miré hacia atrás: tuppers, pan y un par de
pantuflas. “Espero le gusten a la vieja”. De pronto me sobresaltó una lluvia
de despedidas en mis auriculares. Otra vez me distraje en clase”

 

Relato N°  74 –Renata Schneider

“Le dio por aprender a bailar tango. Buscó clases por internet y aprendió
practicando con una escoba. Al poco tiempo la pandemia le hizo perder su
trabajo. Mandó currículum a todos lados. Ahora trabaja como barrendera”

 

Relato N° 97- Sebastián Mastruzzo

“Aún tenía los audífonos puestos cuando entraron a registrar la habitación.
Desde las otras pantallas lo vieron todo: hombres alzándolo como a un
niño, cintas amarillas en la puerta, la incrédula madre. Confiscada la
computadora, la clase prosiguió, según los tiempos acordados”

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.